Peinado y maquillaje de Charlene Wittstock el día de su boda con Alberto de Mónaco

El look de peinado y maquillaje de la actual princesa de Mónaco, Charlene Wittstock destacó por ser un sencillo recogido bajo y un maquillaje basado en sus rasgos y belleza serena que recuerda el glamour y la elegancia de la Princesa Gracia. Tez radiante, rasgos suaves, mirada profunda... Te contamos las claves de belleza de la Alteza Serenísima la princesa Charlene de Mónaco el día de su boda. En cuanto al peinado para toda la agenda de Charlene Wittstock se ha decantado por un look de pelo recogido bajo con accesorios y adornos de princesa, desde tiaras XXS, hasta pequeñas horquillas de Svarovski... En cuanto al maquillaje, para la tez del rostro, Charlene apuesta por una base de larga duración con un toque de polvos de sol y blush que le ponen siempre buena cara y aumentan la luminosidad del rostro de la novia. Dado que la Charlene Wittstock posee una fisionomía muy especial, con unos rasgos muy marcados y angulosos, no se la ha jugado con los volúmenes en el rostro. El maquillaje y los tonos elegidos dulcifican las facciones de la Princesa, tarea que tiene un buen punto de partida gracias a sus ojos azules y cabello rubio. Su maquillador ha buscado suavizar su rostro y aportar un matiz saludable, aplicando un toque muy leve de colorete sobre los pómulos en tono rosa.

La mirada de Charlene ha sido la protagonista del look. En sus estilismos Charlene siempre buscó la manera de enmarcar y aportar profundidad a sus ojos, ya que al tener bastante definido el hueso del párpado, la clave es ganar un poco de tamaño para suavizar ese rasgo. Eligió para ello sombras claras, posiblemente en tonos marrones y ocres muy acordes con los matices característicos de los diseños para novia de Giorgio Armani y máscara de pestañas de efecto volumen y a prueba de lágrimas. A los labios de Charlene no se les ha querido dar el mismo protagonismo que a los de Grace Kelly en el día de su boda con Rainiero de Mónaco en la Catedral de San Nicolás. En el look de la ceremonia religiosa, se apostó por la discreción y el volumen en lugar del color, gracias a un gloss que resaltó la naturalidad de la novia.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.