Bronceado sano y duradero en 10 pasos

bronceado-duradero

El verano toca a su fin para algunas pero para otras de nosotras no ha hecho más que comenzar. Por eso, descubre las claves para un bronceado sano y uniforme y para conseguir que te dure el buen tono para dar la bienvenida al otoño. Te ayudamos a conseguirlo. Sigue nuestro decálogo de consejos que funcionan. 1. Antes de la primera exposición solar exfolia todo el cuerpo para eliminar las células muertas y conseguir un tono completamente uniforme desde el primer día. 2. No te olvides de aplicarte un fotoprotector si además de ir a la playa o a la piscina realizas actividades al aire libre. 3. Durante la exposición protégete con una crema solar SPF 50, como mínimo, en la primera semana, renovando la aplicación cada 3 horas. De esta forma, evitarás quemaduras solares. 4. Aunque lo hayas hecho inicialmente, no te olvides de limpiar la piel de 2 a 3 veces a la semana con un exfoliante muy suave. Así, evitarás la descamación a la vuelta de las vacaciones. 5. Para terminar, después de la ducha, aplícate un bálsamo calmante para después del sol que te ayudará a nutrir la piel, a aportarle hidratación y a prolongar el bronceado.

6. Bebe agua en abundancia y frecuentemente y come frutas y verduras ricas en betacarotenos y antioxidantes. El sol deshidrata. 7. Si adviertes que una peca o lunar cambia de forma, tamaño o color consulte a su dermatólogo. 8. Sécate bien después de cada baño. El efecto lupa de las gotas de agua favorece las quemaduras solares y disminuye la eficacia de los fotoprotectores, aunque sean resistentes al agua. 9. Si te expones al sol, hazlo de forma progresiva y evítalo entre las 12 y las cuatro de la tarde. 10. Atenta a la falsa seguridad: altitud, nubosidad o superficies reflectantes (nieve, arena, hierba, agua), viento… ¡puedes quemarte! Ponte siempre protección solar.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.