Protege tu piel del sol: ¿Sabes cuál es tu fototipo y el fotoprotector que te conviene?

piel_sol_fototipo_spf

A punto de comenzar tus vacaciones, ¿sabes cómo proteger tu piel del sol, cuál es tu fototipo o qué SPF te va? Antes y después de tomar el sol, repasa estos consejos de los expertos en fotoenvejecimiento y protección solar para un verano sano y sin riesgos para tu piel. Con la llegada del verano, el Prof. Jordi Peyrí, dermatólogo colaborador de Pond’s, Profesor de la Universidad de Barcelona y Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Bellvitge, en colaboración con los expertos del Instituto Pond’s advierten que la exposición solar “es uno de los factores más importantes que puede causar el envejecimiento de la edad del cutis, ya que éste acumula información de nuestra exposición al sol a lo largo de los años”.

Por eso, como cada año, insistimos en recordarte lo importante que es para mantener tu piel sana y más joven moderando tu grado de exposición solar para conseguir una edad de la piel adecuada a tu edad biológica y no poner en peligro tu salud. A cada fototipo, su fotoprotector El fototipo cutáneo se encuentra clasificado en seis niveles, el nivel I es el más sensible al sol y el nivel VI el más resistente: Fototipo I: es el de aquellas personas de piel muy blanca, pelirrojos, con ojos claros y pecosas. Su piel se quema con intensidad a la exposición solar. Casi no se pigmenta nunca. Usa un fotoprotector con un SPF con índices superiores a 20. Fototipo II: es el de las personas rubias, de piel blanca y con ojos claros. La piel se quema con facilidad y de manera intensa y pigmenta ligeramente. Usa un fotoprotector con un SPF de 15 a 20. Fototipo III: es típico de las pieles europeas que no están expuestas al sol habitualmente, y corresponde a quienes tienen piel blanca. Este tipo de piel se pigmenta de manera correcta y se quema moderadamente al exponerse al sol. Usa un fotoprotector con un SPF del 8 al 10. Fototipo IV: corresponde a personas con piel morena o ligeramente amarronada, con pelo y ojos oscuros. Son los pertenecientes a la zona mediterránea, los mongoles y los orientales. Se queman muy poco y pigmentan fácil y rápidamente al exponerse al sol. Usa un fotoprotector con un SPF del 4 al 8. Además, para cuidar tu piel a diario, es recomendable que establezcas una correcta rutina facial que se centre en una buena limpieza antes y después de tomar el sol y en una buena hidratación al finalizar la exposición. Una rutina adecuada incluye el uso de cremas faciales de día para el cutis que, a su vez, contengan factor de protección solar (FPS).
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.